Espacios Naturales

Cruz del Gorbea 

¿Por qué se construye el refugio de Egiriñao? En su origen es el comienzo -la moda- del montañismo y para llegar a las cumbres altas, alejadas de las villas y ciudades, es necesario dormitar en lugares cercanos a las cumbres, dado los lentos y largos desplazamientos que necesitaban hacer para llegar, por ejemplo, a la Cruz de Gorbeia. Los refugios se empiezan a construir como una necesidad, una ayuda al montañismo y a los montañeros, no nos olvidemos que los primeros mendigoizales eran gente de la élite de la sociedad, la gente pudiente. El primero en construirse en toda Euskal Herria fue el del Pagasarri, 1919, aunque este era más merendero que hostería, el primero montañero de verdad fue el de Egiriñao.

Es posible que en 1917 ya existiera un refugio en Egiriñao, en Zalloarte, cedido al Club Deportivo Bilbao por parte de la Diputación Foral de Bizkaia, era utilizado para uso ganadero, el CDB lo dedicó al Doctor Areilza.

En 1922 acontece la inauguración del refugio de Egiriñao que construye el alcalde de Zeanuri, Eleuterio Goikoetxea.

Veintiún años más tarde, en 1943, la Federación Española de Montaña levanta refugio en Egiriñao, contiguo al existente. Fue el 11 de julio y estuvo presente su Presidente, Julián Delgado Úbeda. Se vende en 1957 al ser éste pequeño y no poder comprar los otros anexos a él para hacerlo más grande.

Tres años después, en 1960, llega la ansiada inauguración del refugio de Arraba del que somos socios todos y todas los federados bizkainos, bajo nombre y recuerdo de su precursor, Angel Sopeña.

Regresando a la inauguración del refugio que construye en Egiriñao Eleuterio Goikoetxea, nos situamos en la fecha del 9 de julio de 1922, constituye esta concentración el acto social más pintoresco sucedido hasta la fecha en Gorbeia. Se estaba inaugurando la primera hospedería de montaña en toda Euskal Herria y acudió mucha gente, siempre presentes los pastores, por aquel entonces muchísimos por la zona. Hubo discursos y un espectacular banquete. Éste consistió en entremeses, paella, bacalao a la Vizcaína, pollitos con ensalada, postres variados, aromático moka, habanos y licores estomacales.

En el reglamento del año 1922, en el pomposo refugio de montaña, las mujeres sólo podían quedarse a pernoctar con acompañamiento familiar, para evitar el sexo imprudente (la gente que acudía eran personas muy –de orden-). La pernoctación daba derecho a dos sábanas y una funda de almohada limpias con colchón y mantas en cada litera. El desayuno costaba 0,90 pts y consistía en café con leche. La comida 6 pts y constaba de sopa, dos cocidos, un principio, dos postres, medio litro de vino y pan. La cena 5,25 pts y llevaba un plato de verduras, un principio, un postre y medio litro de vino. Para dormir había que pagar entre 4 y 10 pts, según épocas y componentes del grupo.

En la revista Pyrenaica, 1951, leemos una nota curiosa que reza:

  • Atención al Albergue Federativo de Gorbea. Llamamos la atención una vez más a los usuarios del refugio de Gorbea sobre el incumplimiento del reglamento y normas establecidas para su uso. Consiguientemente ante la falta de un espíritu activo de colaboración colectiva, y manifiesta irresponsabilidad individual, a nadie deben sorprender las obligaciones decisorias de ésta Delegación Regional-. Tomemos nota.

 

Iñaki García Uribe

 

* Fotos facilitadas por Iñaki García Uribe y Gorbeialde Elkartea