Espacios Naturales

Cruz del Gorbea 

Algo se mueve en Itxina. Con esta frase comenzó el 12 de junio del 2010 el acto de presentación de un nuevo libro para aumentar la colección a los bibliófilos de Gorbea, bajo el sugerente y explicativo título “El último pastor de Itxina”. Dicho volumen lo ha editado el escritor y también editor especializado en naturaleza, fauna, flora y geografía, Fernando Pedro Pérez. El libro es una biografía del pastor y filósofo Jose Mari Olabarria, alias El Rubio, residente en Urigoiti y digno descendiente de un legado en su familia cuyos ancestros hace 5 siglos ya pastoreaban por Lexardi, el corazón de Itxina. Sigue Jose Mari con sus ovejas en la magia de Itxina y una vez éste las deje ya nadie más osará pisar semejante laberinto kárstico con su rebaño.

El libro cuesta 16 euros y está a la venta en el Museo Etnográfico de Orozko, en las tiendas de txutxes también en Zubiaur y en la librería Elkar-Urretxindorra, sita en Bilbao. Presenta dos ediciones, en euskara y castellano.

En relación a la presentación de “El último pastor de Itxina”, el domingo 20 de junio, ocho días después de la presentación, se realizó una actividad un tanto curiosa en el macizo donde mora la Dama de Anboto, aquella que tras levantarse a las mañanas a la vera de la cueva de Supelegor, peinándose con su peine de oro, susurraba a los pastores que no construyeran las chabolas en la cercanía de su cueva. En los años 70 se pintaron muchísimas piedras en Itxina como marcas para las muchas marchas reguladas que pasaban por éste terreno, afectando negativamente al aspecto del paisaje y entorno del biotopo protegido que es Itxina. De la mano de la empresa Orbela y auspiciados por la Federación Bizkaina de Montaña, se llevaron 100 cepillos especiales de púas para pulir las piedras y borrar lo pintado. Después se construyeron hitos, cahirns o menhires (pequeños montículos de piedras que asemejan un icono) tal y como antiguamente marcaban los caminos nuestros antepasados. Sólo se marcó el camino que va desde Atxulo (erróneamente llamado casi siempre Atxulaur) por Lexardi a Kargaleku y un pequeño ramal hasta Zaratate-Neberabarri, la nevera natural más impactante de toda Europa, y el camino que llega hasta Supelegor. Y es que , el resto es territorio virgen y así debe seguir siéndolo.

Por último, y a pesar de no guardar relación directa con el libro “El último pastor de Itxina”, se recuerda a todos los montañeros que para ir al monte es básico llevar varias cosas y no todo el mundo lo hace. En la mochila debe haber siempre agua, cantimplora llena (concretamente en Itxina no existe agua exterior, es todo escurrantía y el patine o aljibe de agua natural de Lexardi está contaminado), también una camiseta de repuesto para después de sudar, un chubasquero por si un brusco cambio de tiempo nos acecha, un silbato para avisos o rescates y un pequeño botiquín.

Algo se mueve en Itxina.
Iñaki García Uribe
371 Posta Kutxa – 48410 - EH – Orozko, Bizkaia
cruzdegorbea@telefonica.net

 

* Fotos facilitadas por Iñaki García Uribe y Gorbeialde Elkartea