Noticias

 



BILBAO. El mal tiempo y el fuerte viento se han cruzado en el camino de Alex Txikon que, en compañía del madrileño Carlos Suárez y el paquistaní Nisar Hussein, se encuentra en plena ascensión al Gasherbrum I (8.068 metros de altitud) en un nuevo intento por coronar un ochomil durante la temporada invernal y por una ruta inédita. La adversa climatología, sin embargo, impidió que la expedición progresase, obligándoles a regresar al Campo Base y frenando en seco su asalto a la cumbre. Esto, unido a una previsible falta de provisiones, lo que les ha podido obligar a un reabastecimiento, hizo que tanto Txikon como el resto de sus acompañantes tuviesen que descender más allá del Campo I.

El buen tiempo, que acompañó a los alpinistas en la jornada del domingo, cuando pudieron alcanzar el Campo I en unas condiciones “mejores de las que marcaba el pronóstico”, como así reconoció el lemoarra, les dio ayer la espalda en una etapa importante, pues su intención era instalar el Campo II a unos 7.0 metros de altura.

La jornada de ayer, en la que la expedición debía superar una pared de 10 metros en la zona sur de la montaña, contaba con la gran dificultad del viento, el mayor enemigo del día, y las bajas temperaturas, que alcanzaron los -30 grados, una barrera que la expedición fue incapaz de superar y el principal motivo por el que se vieron en la obligación de descender hasta el Campo Base.

El traspiés, además, hizo que Alex Txikon, Carlos Suárez y el paquistaní Nisar Hussein tuviesen que regresar bien entrada la noche –la diferencia horario con respecto a Euskal Herria es de cuatro horas–. Por fortuna y, a pesar de la escasa visibilidad, el equipo pudo regresar sin ningún tipo de problema al Campo Base. El madrileño, que descendió “unas pocas horas” que el resto de sus compañeros, fue el encargado de dar la noticia de que “todo el equipo se encuentra a salvo”.

“NO ARRIESGAR” Como ya sucediese hace unas pocas fechas, esta nueva adversidad hará que los alpinistas deban replantearse la estrategia para intentar un nuevo asalto a la cumbre del Gasherbrum I. Para ello, deberán aguardar a una ventana del tiempo para retomar el intento de subida. Y es que entre la máxima de la expedición, especial por tratarse del primer intento de coronar el Gasherbrum I en invierno y por la cara sur, está la de no arriesgar. Así lo reconocía el viernes Alex Txikon en una entrevista concedida a DEIA. Por este motivo deberán aguardar a la ocasión propicia para tratar de progresar en una montaña que parece no quererles. “Solo que nos dé la oportunidad de intentarlo”, sentencia Txikon mientras aguarda una ocasión para coronar.

(fuente: DEIA)