Noticias

 

La belleza de Areatza nunca ha quedado tan patente como en los últimos días gracias al concurso de fotografía organizado por el Ayuntamiento de localidad. No en vano, se ha completado este año la primera edición del certamen que buscaba recoger estampas de ensueño de la villa, con más de sesenta imágenes presentadas al certamen. Muchas de ellas, reflejan la inmensidad natural de los alrededores del núcleo urbano de Areatza, aunque otras muchas han optado por retratar el casco antiguo del municipio, con sus calles empedradas y sus pequeñas casas de colores. Gudarien plaza y Goikokalea han sido dos de los espacios más recurrentes de los fotógrafos.

El premio a los trabajos será estar expuestos en la ludoteca a la vista de todos hasta el cinco de enero. La fotografía ganadora, sacada por Lur Olabarri, ha sido elegida por un jurado compuesto por dos vecinos de Areatza y el concejal de Cultura, Benja Irusta, para que su autora disfrute de una cena para dos en el restaurante Aldamin de las piscinas. El resto podrán ilustrar el calendario de 2012 que prepara el Ayuntamiento para el que se han escogido doce imágenes representativas de la villa.

La cantidad de trabajos recibidos, teniendo en cuenta que las bases del concurso fijaban que debían de ser vecinos de Areatza y que la idea del concurso surgió hace dos semanas, "nos indica que en los próximos años también sería interesante convocar un concurso similar, tomando como tema principal la euskal jaia, las fiestas, caseríos, el río...", explica la teniente de alcalde, Sara Gutiérrez.

El calendario ilustrado con las imágenes del certamen estará listo para después del Día de Reyes. A partir de ese momento, se empezará a repartir entre la ciudadanía que podrá decorar sus paredes con la visión que del pueblo tienen sus vecinos más artistas.

Aunque en un principio las fotografías tenían que retratar una imagen característica del casco de Areatza, los autores han usado mucho la imaginación. Así, además de la naturaleza y el centro, no han dejado pasar la oportunidad de inmortalizar la villa tras un aguacero que deja paso al más bello arcoíris, o tras una ola de frío que convierte a la villa en la más blanca de todas.

El parque de los Sacramentinos, la ermita de Pagomakurre, Beheko kalea o la calle Klaudio Pujana tampoco han escapado al objetivo de los participantes del certamen. Asimismo, no han faltado los que han presentado al concurso las imágenes más artísticas en las que han destacado objetos o detalles como la luna, una farola o un camino.

Gracias a esta variedad, el Ayuntamiento ha decidido que el calendario lleve doce fotos en lugar de solo la imagen ganadora, como pensaba cuando organizó el concurso. "Me quedaba con pena si no destacábamos más imágenes porque la verdad es que hay muchas muy buenas", explica el concejal de Cultura que ideó el certamen. Según el edil, el objetivo ahora es publicar una tirada de 300 calendarios que no serán del todo gratuitos. "Tendrán un precio simbólico", avisa, para que los vecinos compartan el gasto.

La alta participación anima a la organización a celebrar el concurso en años sucesivos cambiando la temática.
(Fuente: Deia)